Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

20/7/13

¿Qué película veo? Hoy, Confessions.

A veces me resulta terriblemente difícil catalogar una película, y este es el caso. Digamos que es un thriller japonés. Señalo japonés porque suelen distar de los occidentales.

2010. Japón. Director: Tetsuya Nakashima. (Yo no lo conocía, pero dejadme deciros que tiene una obra que se llama Paco and the Magical Picture Book, no diré más). Cuenta con actores de renombre en tierras del sol naciente como Takako Matsu y Masaki Okada.


Me va a ser muy complicado transmitir la completa trama de Confessions, pero voy a hacerlo lo mejor que pueda:

Yuko Mogurichi (Takako) aborda la película a su comienzo dando un largo e impactante discurso a la vez que anuncia su último día como profesora a sus alumnos. Nadie parece escucharla, todos se dedican a revolotear por clase y a beber la leche para el almuerzo. Aunque toda la escena se para cuando se oye decir a Takako decir que sabe que su hija fue asesinada por dos alumnos de la clase. Dos alumnos que no revela, prefiere denominarlos Alumno A y Alumno B. Pero después de un poco más de información sobre sus personalidades, toda la clase acaba siendo consciente de sus identidades. Como castigo, la profesora ha inyectado células de su marido, enfermo de VIH, en su leche. Ahora están infectados.

A forma de monólogo, de nuevo, vamos viendo las diferentes situaciones de los alumnos A y B y su reacción a la creencia de su enfermedad. El alumno A continúa yendo a clase, haciendo su vida normal, mientras que el alumno B se recluye en su cuarto y se muestra violento con su madre. 

Poco a poco vamos conociendo más detalles de la vida del alumno A, el cual posee traumas debidos a su madre, quien no aceptaba ser ama de casa y haber tenido que abandonar su puesto de científica. Esto le hizo abandonar el hogar a una temprana edad y renegar de su hijo, ya que parte de ella no podía perdonarle que no hubiera heredado un ápice de su talento para la ciencia. Eso, sumado a la relación que creará con una alumna de la clase nos desvelarán los motivos que le llevaron a acabar con la vida de la hija de la profesora Mogurichi.

-----

Esta película está basada en un ensayo teatral, de ahí su ingente cantidad de monólogos. Sin embargo, a veces no hay manera mejor de expresar los complejos sentimientos de una mente que de la boca del protagonista.

La dedicación puesta en esta película es minuciosa. Es una combinación perfecta de luces, juegos de cámara e interpretación. Además del predominio del blanco a lo largo de todo el filme. Digamos que se intenta enseñar como una obra de teatro en sí misma, así que toda la responsabilidad cae sobre los personajes, quien tienen que darle forma a la historia y moldearla para hacerla atractiva al público.

Tendremos flash-backs como recurso explicativo constantemente, eso nos hará empatizar más con los personajes. 

Teniendo en cuenta que es cine japonés, debemos aparcar los prejuicios a encontrarnos de frente con un tipo de cine totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados. Son escenas largas, insípidas reacciones a las situaciones y desborde de sentimientos que a veces no podemos comprender. Pero esos son pilares del cine japonés, eso hace a la película tener un broche muy peculiar, casi incomparable.

Yo quedé totalmente fascinada por el largometraje. Impactada, incluso. La recomendaría a toda persona que quiera disfrutar de una historia con un gran trasfondo emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada