Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12/7/13

Muerto hasta el anochecer (Charlaine Harris)

Título: Muerto hasta el anochecer.
Título original: Dead until dark.
Autor/a: Charlaine Harris.
Saga: Las novelas de Sookie Stackhouse (1 de 13).
Editorial: Punto de lectura.
Traducción: Laura Jambrina Alonso.
Año: 2009 (2001).
Páginas: 381.
ISBN: 9788466322829
Precio: 5.70€
¿Dónde puedo conseguirlo?: El Corte Inglés
Sinopsis: No es fácil ser una camarera sexy con poderes telepáticos y enterarse de los terribles secretos que todo el mundo esconde. Tal vez por eso Sookie Stackhouse termina enamorándose de Bill Compton, cuya mente no puede leer. Sookie suspira de felicidad por haber encontrado a su media naranja, y no le importa que sea un vampiro de mala reputación. Hasta que una compañera suya es asesinada y Sookie se da cuenta de que su vida corre peligro.





Supongo que al leer el título te has perdido un poco. Seguro que al ver la referencia a True Blood, al menos, conoces de qué va la cosa. Poca gente sabe realmente que la exitosa serie de la HBO está basada en estas novelas. Y aquí es donde meto ahora un comentario que pocas veces puedo decir: la versión en pantalla es mejor que la de los libros.

Pero vayamos poco a poco. Por si aún no has visto la producción norteamericana, te comento que Sookie Stackhouse es una chica rubia y atractiva que trabaja como camarera en un bar de Bon Temps (pueblo ficticio situado en Luisiana). Una noche, de buenas a primeras, entra el primer vampiro al establecimiento desde que hacía dos años habían anunciado al mundo su existencia. Cansados de vivir escondidos entre las sombras, los chupa-sangre dijeron ¡aquí estamos!, y, curiosamente, ahora humanos y vampiros comparten una vida común.
El detalle importante está en que nuestra protagonista no había conocido jamás a uno (y se moría por hacerlo), así que, cuando Bill Compton entra al bar, no es de extrañar que la atracción sea instantánea. A esto le sumamos la capacidad innata de Sookie: puede leer las mentes de los demás. Pero los vampiros están hechos de otra casta, son especiales, diferentes. Y tienen una mente que no puede ser traspasada. Esto le da a Sookie la oportunidad de sentirse libre, sin preocupaciones, y así es como empieza su historia de amor con el difunto señor Compton. El resultado de todo esto serán enredos, peleas y, cómo no, esa desesperación inevitable por sobrevivir.

Los personajes son realmente buenos. Excepto Sookie. Para mí, es una chica base que ha sido colocada ahí con un par de poderes, bastante tonta y con menos sentido común aún. Pero lo gracioso es que no se nos presenta así, sino como una persona madura y consciente de sus actos (a pesar de que éstos hablen por sí solos). Sin embargo, la falta de eficiencia de la protagonista se ve compensada con la cantidad de personajes magistrales que la rodean. El propio Bill es inquietante, misterioso, atrayente. El hermano de Sookie, Jason, es entrañable y cercano; Sam, Arlene o Rene son otros de los personajes que revolotearán por ahí, cada uno con su papel y su importancia específica.
Después está la abuela de Sookie; personalmente, fue uno de los personajes que más me llegó, quizá porque, en el fondo, echo demasiado de menos a la mía. Es un apoyo fundamental para ella, y cuidó de ambos hermanos desde que sus padres murieron en un accidente, hará ya varios años.
Pero no puedo dejar este apartado sin nombrar a Eric Northman. Eric es un vampiro, dueño del pub Fangtasia, que, además de ser lo más varonil que te puedas echar a la cara, es egocéntrico, rico y poderoso. En esta novela en concreto no juega un papel demasiado importante, pero tanto él como su pupila, Pam, irán obteniendo su relevancia a medida que avance la historia.

La escritura, por su parte, no está mal. Harris se expresa bastante bien, aunque ni mucho menos de manera magistral. Te explica las cosas, te las cuenta, y poco más. No te creas que te verás atrapado por una nube de secretismo, ni que creerás estar andando por Bon Temps siguiendo los pasos de Sookie. Será una historia, sin más, mejor o peor, que podrás seguir sin mucha dificultad.

Y, en definitiva, vuelvo al principio. El libro en sí mismo no está mal, pero es que se enfrenta a lo que no puede superar: su propia adaptación a la pequeña pantalla. La serie True Blood te dará la oportunidad de ver y conocer historias que los libros no te dejan (recuerda que no saldrás de la perspectiva de Sookie). En la televisión podrás ver y saber no sólo lo que piensa y siente la protagonista, sino también todos aquellos que la rodean. Eso sin contar, por supuesto, que realmente Sookie está un poco vacía en comparación a sus amigos y compañeros.

Entonces, ¿qué haces, querido lector? ¿Lo compras? Sinceramente, creo que no. Primero mírate la serie (que, además, estoy segura de que te encantará, si es que realmente te gusta esta temática de no muertos muerde-cuellos). Si después de eso tienes interés en saber del libro (que fue lo que me pasó a mí), te recomiendo que alguien te lo preste, aunque, por ese precio, tampoco es que vayas a tirar el dinero. También puede ser que la saga en sí te guste y la historia finalmente se te complete de otra manera; al fin y al cabo, te recuerdo, son bastante fáciles de leer.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada